USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar

Tarta de zanahoria con frosting de queso - Azafranes Manchegos

Tarta de zanahoria con frosting de queso

Tarta de zanahoria con frosting de queso

INGREDIENTES BIZCOCHO

300 gr harina de reposteria 

350 gr zanahoria muy picada

250 ml aceite de girasol

50 gr nueces o anarcardos sin tostar

Ralladura de un limón

4 huevos

200 gr azucar blanca

100 gr azucar moreno

2 cucharadas de Miel con azafrán KARKOM

1 cucharadita de canela

1 sobre de levadura para reposteria

INGREDIENTES FROSTING DE QUESO

200 gr crema queso philadelphia

200 gr mascarpone

150 gr mantequilla a temperatura ambiente

300 gr azucar glass

1 cucharada de azucar vainillado (o 1 cucharadita de esencia de vainilla)

1 cucharadita de Miel con azafrán Al-Jucar

 

ELABORACIÓN: 

Ponemos el horno a precalentar 180 grados.

Mezclamos bien todos los ingredientes del bizcocho, empezamos batiendo unos minutos el aceite junto con los huevos, azucar y miel, añadimos la ralladura de limon, la canela, la harina y la levadura y mezclamos muy bien la masa, finalmente añadimos la zanahoria que debe estar muy bien picada y terminamos de batir.

Las nueces las machacaremos en un mortero con un poco de harina, esto evitará que se bajen al fondo del bizcocho, y una vez machacadas, no hace falta que sean trozos muy pequeños, pero se puede hacer al gusto, añadimos las nueces y mezclamos suavemente.

Nos queda engrasar el molde que vayamos a usar y echamos la masa del bizcocho. 

Horneamos durante 40 min y dejamos enfriar. 

Mientras se hornea el bizcocho preparamos el frosting de queso:

Batimos el azucar con la mantequilla despues añadimos los quesos y batimos todo bien hasta que quede cremoso, en este caso, aprovechando que el azafrán de la miel le va a dar un color amarillo, hemos separado en dos partes la crema y hemos añadido la cucharadita de miel a la mitad de la crema, de esta forma tendremos una crema blanca y otra amarilla para poder jugar con la decoración en la cobertura de la tarta. 

Mientras se enfría el bizcocho dejamos nuestras cremas de queso en la nevera, ya que una vez reposadas van cogiendo mas consistencia y se manejará mejor. 

Y ya está todo listo, partimos el bizcocho y rellenamos con parte de las cremas y con lo que nos quede cubrimos y decoramos la tarta, si utilizamos una manga pastelera nos quedará muy bien, ya que la crema tiene una textura ideal. 

Espero que os guste!!